Dark Souls: Mi experiencia en Anor Londo

Como había dicho hace un tiempo por mi cuenta estoy jugando a Dark Souls, no lo estoy grabando ya que bueno, no deja de ser un juego con unos cuantos años y siendo la primera vez que recorro el juego de From Software, pues podría acabar siendo una serie de 300 capítulos, más si suelo grabar 30 minutos por cada capítulo.

El caso es que he llegado al fin a la gran batalla contra Ornstein y Smough. También decir que para mi llegar hasta la hoguera de la fortaleza de Sen no era algo nuevo, ya que hace 8 meses o así había empezado el juego y había llegado a este punto. Ahora cuando lo he retomado pues he llegado bastante más rápido de lo que me imaginaba y he continuado el juego sin demasiado problema.

Al llegar a la fortaleza de Sen a pesar de que aunque llegué rápido, tome las cosas muy paso a paso derrotando cada enemigo que pude derrotar (el demonio de titanita cerca del herrero André, el jabalí, los caballeros negros y el señor Havel).

Mi camino por Anor Londo pensé que sería más duro, si tengo que decir que hay un momento en el que realmente lo he pasado mal, y es que me sentí como volviendo otra vez a la fortaleza de Sen cuando estaba en las pasarelas del techo luchando contra los protectores de Ariamis. Luego más que los gigantes o los caballeros blancos que ante mi zweihander caían muy rápido, las gárgolas pequeñas, no las grandes, las pequeñas han sido mi némesis. En serio muy asquerosas, las odio.

El momento de los arqueros lo conseguí pasar a la primera y es que básicamente mi táctica fue ver lo que ocurría, especialmente cuando una flecha de esas pasó detrás mía mientras enfrentaba a las gárgolas que hay antes. No quería saber cuanto daño haría una flecha que viene desde sabe dios donde.

Cuando vi por donde tenía que subir simplemente dije. Corre y punto, se acabó, es sólo mantener el botón de correr y no ponerse nervioso. Una vez llegué arriba ante lo tenso de la situación tras matar al caballero de la derecha. Pensé, joder soy crema, voy a por el otro caballero según me acerco me tira dos flechas que no me dan por suerte y decido pirarme a ver si puedo resolver por la derecha, por que me parecía jugar con fuego para ir a matar al arquero.

El demonio de titanita de la capilla me dio la lata bastante. Especialmente por lo diminuta que es la sala, que me costaba gestionar la esquiva, con la cámara, con los tropezones con los bancos de la capilla, con todo. Al final lo he matado, total para darme cuenta que lo único que me llevé fue titanita de demonio, que por ahora no la quiero para nada. Más cuando viendo la espada de artorias en el herrero… pues oye, no acabo de verle el punto teniendo mi zweihander+10. Quizás si me aventurase más a probar otras armas, no sé.

La batalla contra Ornstein y Smough

Ornstein el Matadragones y Smough el Ejecutor

El caso es que llegó el gran momento. Llegar a Ornstein el matadragones y Smough el ejecutor. El caso es que los maté al tercer intento. En el primer intento vi de que iba el tema… que decir que en estos últimos 4 o 5 años pues habré visto vídeos y vídeos de gente que te enseña el juego con esa batalla. Entonces yo llegaba mentalizado, son dos, voy a centrarme en uno, usa el entorno. Quizás la batalla del juego que más en serio me he tomado. En el primer intento no fui capaz de gestionar el hostigamiento de Ornstein además de comerme algún martillazo de Smough, pero me dije una cosa al morir: le he quitado la mitad de la vida a Ornstein… no es tan dificil.

El segundo intento tuvo un inicio desastroso y el resultado al final cuando me recompuse fue parecido al primer intento, pero ya estaba muy mal de frascos. Además de que la carrerita al boss en el segundo intento también fue un desastre, por que os gigantes de la sala anterior a ellos les dios por jugar al pin pon conmigo.

El tercer intento fue en el que lo conseguí. “A la tercera va la vencida”. Y os cuento, por que no fue ni mucho menos un try muy limpio. Creo que lo hice bastante bien hasta que a Ornstein le quedaba un 20% de la vida. En ese momento pensé… joder vamos que de dos golpes este se muere. Si en efecto, de dos golpes se iba a morir, pero el hecho de querer darlos me hizo entrar en el desastre. Recibir un montón de daño, en el punto de quedarme a 1 pixel de vida y gastar 7 frascos estus para quitar ese 20% de vida a Ornstein. 

Empieza la batalla 1 vs 1 contra el Super Smough con rayos. Me queda 1 frasco de estus. 2 que gasté cuando lo hice bien, 7 que gasté por quitar ese 20% de vida al otro. Mi reacción fue: “Voy a matarlo”. Le empecé a ir haciendo daño muy poco a poco jugando muy seguro, fue un combate largo. Según consumí el frasco que me quedaba a Smough le quedaba más de la mitad de la vida. Cambié a las humanidades, pensando que puedo mantenerme en pie y matarlo. Hubo otro momento en el que cometí error en mi posicionamiento y distancia y me dejó a un pixel de vida (menos mal que esto no es Salt & Sanctuary y no existe el sistema de “heridas”), me reposiciono me recupero y continuo esta vez hasta llegar al final del combate.

Tengo que decir que me he sentido triste al haberlo hecho en sólo 3 trys. Me fastidia, por que al acabar no he sentido tanto esa sensación de satisfacción que muchos habéis sentido. No la sentí en el momento, la siento ahora, al día siguiente, cuando pienso, joder lo hice. Y a pesar de que Gwyndolin me costó más, del combate que me siento orgullo y me costará olvidar ha sido de Ornstein y Smough.

El combate que me hace preguntarme la historia de estos dos caballeros. Incluso la pregunta más tonta, serán no muertos?, no, está claro que no. Están ahí protegiendo a Gwynevere, a la que después he matado… sí, la he matado, pero por que dos amigos que veían la partida a través de Steam me animaron a hacerlo… yo no tenía intención en un principio. Además de que la música del combate me parece genial, si que el track en loop tal y como lo ponen está claro que es un poco corto, pero es genial por que transmite la sensación del combate, aunque llegado un punto yo no escuchaba el tema, por que yo estaba sólo con el combate y con lo que estaba haciendo.